Reflexión bíblica “Ser tentado no es Pecado el problema es rendirse a la Tentación”

Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo. Lucas 4:13

Una breve anectota, describe el ejemplo de un momento oportuno, “ Alexander estuvo tratando de recolectar todas las monedas posibles, para comprar un bate de béisbol. Pero él mantuvo una dura lucha. En una noche, cuando este chico estaba orando, su madre le escucho decir fervientemente: Oh Dios, te suplico, que me ayudes a ahorrar dinero para poder comprar un bate de béisbol , Señor, no permitas que el sujeto que vende helados pase por aquí.

¿Estas tentaciones no nos pasan también a nosotros? Nos perjudica, y al mismo tiempo , nos parece muy atractivo. El comentarista Klyne Snodgrass lo dice bien: “la organización que el diablo utiliza nos hace recordar el engaño por el cual el mal y las tentaciones están presentes en nuestro día a día. El mal que nos tienta persiste hasta lograr su objetivo; Nos atrapa al parecer atractivo, deseable y genuinamente certero. Es una trampa bien elaborada y camuflada.

“Es importante que notemos: podríamos deshacernos del mal luego de haber alcanzado su propósito en nosotros. Unicamente diferenciando pensamiento y acciones con las escritas de Dios, podemos tener una respuesta clara para entender más allá de las consecuencias.
No es pecado ser tentado, pero rendirnos al pecado si lo es. Sin embargo, también es un momento para hacer lo correcto, obviamente apartándonos de el. 1 Corintios 10:13 dice: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. “Las tentaciones consisten en 2 opciones y es entrar o salir. Si optamos por entrar, estando adentro, es posible que no podamos visualizar la salida tan rápidamente.

Consideremos estos puntos:

1, Todos los días la carne esta en rebelión contra Dios.

John Owen, un puritano autor, dijo: “Los pecados ocultos se esconden en tu corazón, y no cesaran hasta que sean sacados o destruidos”. Y aunque la carne se sienta relajada y natural de ves en cuando, no debemos tomar en ella confianza: Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; (Romanos 8:7). No están solo un enemigo la enemistad, con cualquier enemigo nos podemos reconciliar, debemos tener claro, que la enemistad esta en una oposición directa a la voluntad de Dios. Es decir, la carne dira:”Alimentame para poder destruirte, tanto en salud, relaciones y sus almas.” Spurgeon alerto: ten precaución de ti mismo, dentro de nosotros llevamos nuestros propios enemigos.

2. Satanás no nos ataca directamente, nos tiende una trampa

Pongamos este ejemplo: el diablo puede engañar a una pareja de jóvenes instándoles a que tengan relaciones sexuales antes del matrimonio, y hacerles pensar que esta bien, los engaña con un momento de placer y una mediocre libertad de responsabilidad. Él ha estado engañando desde el principio de los tiempos. Como a Eva en Genesis 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. El enemigo tendio la trampa y la mujer desobedeció a Dios. El diablo sigue operando de la misma manera hoy día, pero esta en las personas caer en sus engaños, es decir que nosotros caemos en el error y luego no nos queremos hacer responsables de nuestras acciones, sino que culpamos al diablo por nuestras malas decisiones. “El diablo viene arruinar mi economía” dicen; Claro esta, no para el presupuesto, compartamos con el que no tiene y administremos bien nuestros bienes. Esta frase la podemos escuchar también en repetidas ocasiones “satanas esta destruyendo mi matrimonio”; Sin embargo, estas parejas en realidad ya no se quieren pero siguen viviendo juntos.

Aunque satanás, siempre tendrá un plan en contra de nuestras familias y finanzas, no podemos ponerlo de culpable, mas bien debemos ser responsables de nuestras malas decisiones. De acuerdo con 1 Juan 2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Atender lo que nos corresponde es otro paso que nos ayudaría a obtener la victoria. Someterlas a Dios y resistir al diablo: Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Santiago 4:7

3. Andemos consciente en “momentos importante”

Veamos Lucas 4:13, “Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo. “En la guerra, el enemigo nos tienta en momento oportunos. “los tiempos oportunos” en el idioma griego, se describe como una una ráfaga de viento favorable que empuja a una navegación a su destino. No cabe duda, que la palabra en 1 Juan 2:16 nos recuerda que este mundo nos lleva atreves de la ansiedades por complacer la carne y la codicia, también por nuestros orgullos y lo que tengamos materialmente. Específicamente estas tres áreas son los puntos fijos del diablo. Por eso debemos estar mas que nunca alertas.

4. Depende de lo que nos alimentemos obtendremos nuestra fuente de energía

Todo lo que alimentemos va crecer, y el resultado de ese crecimiento se convertirá en una fuerza fundamental que dominara nuestras vidas. Nuestros pecados nunca cesan, sea pequeño o grande crecerán si lo alimentamos o lo dejamos morir de hambre. Ya que nuestros pensamiento terminan convirtiéndose en palabras, y de palabras en acciones, de acciones finalizan en hábitos. ¿Quien esta cambiando sus pensamientos? Una mezcla diaria de lujuria, violencia, depresión e ira, alimentara estos pecados en su vida.

Queda claro, que satanás no nos obliga a cometer algún error; simplemente tiende el cebo. Santiago 1:14-15 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. (en términos cortos, alimentame para destruirte).

Para terminar, la palabra nos exhorta en 1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. En cuanto pongas tu vida y tu corazón en las manos de Dios, entonces El Señor te ayuda a controlar las tentaciones en ves de permitir que te controlen las tentaciones. El escape, es la oración y clamar a Dios fuerzas y sabiduría y recordar también las armas de guerra del cristiano. (Ver Efesios 6).

Cuando nos dejamos llevar por la tentación, entramos sin tanto esfuerzo al campo minado del enemigo. Pero si Dios te muestra una salida actúa rápidamente hacia la victoria.

Fuente: Hello Christian