Conozca 3 puntos Bíblicos que nos harán líbres del Cautiverio del Pecado

Muchos cristianos hoy en día son incapaces de vivir la vida que Dios quiere para ellos debido a que consideran que es muy difícil romper el cautiverio en que se encuentran. La verdad es que aunque el cautiverio es difícil de quitar, existe una forma en que podemos ser libres.

La forma de la que hablamos ya nos ha sido revelada: El Señor Jesucristo.

Muchos cristianos no se dan cuenta que son ellos mismos los que se ponen en cautiverio una y otra vez. Normalmente culpan al diablo por el cautiverio en el que se encuentran, pero la verdad es que ellos son los que causan el cautiverio.

Algunos tipos de cautiverios comunes en las vidas de muchos cristianos incluyen: La adicción a la pornografía, pecados sexuales, lujuria; codicia, avaricia, deseo desenfrenado por el dinero y las poseciones; la alabanza de los hombres y el aplauso, entre otros.

Cómo ser libres

Aquí veremos algunos versos bíblicos que nos explican cómo ser libres de estos cautiverios:

1) Arrepiéntete del Pecado

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,” Hechos 3:19

Si queremos ser libres del cautiverio, debemos arrepentirnos de nuestros pecados los cuales causaron el cautiverio en primer lugar. Nunca seremos libres de ninguna clase de cautiverio si continuamos aferrandonos a los pecados que cometemos.

2) Comunión y Sometimiento a Cristo

“pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” 1 Juan 1:7

Después de arrepentirnos del pecado, debemos continuar caminando con el Señor Jesucristo. Debemos negarnos a nosotros mismos y seguirlo (Mateo 16:24)

3) Vivir conscientemente en libertad

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” Hebreos 12:1-2

Luego de que fuimos perdonados de nuestros pecados y somos llamados a caminar con Jesús, desechemos todo lo que nos impide seguirlo. Digamos “no” a los pecados que alguna vez nos mantuvieron cautivos, ya que no seguimos siendo esclavos del pecado sino que somos libres en Cristo (ver Romanos 6:6; Gálatas 4:7)

Fuente: Christian Today