Conozca la respuesta Bíblica ¿Pueden los cristianos atar a Satanás y sus demonios?

Por lo general en las Iglesias, es típico escuchar tanto a los lideres como a pastores hablar sobre: “atar a al diablo o renunciar a la presencia del enemigo”.

Estas son los tres motivo por la cual muchos creen que es un error.

1, Lucifer (es posible) que no este en nuestros oídos, esto ha sido una constante paranoia en las Iglesias, esto quiere decir: “que las personas piensan que el enemigo los puede escuchar, ellos mismos han alimentado la fama de satanás incluyéndole mas atributos únicos que Solo Jehová Dios tiene que es la Omnisciencia y Omnipresencia. Es decir, El diablo si es ambulante (ver 1 Pedro 5:8), el esta limitado a situarse en un lugar a la vez. Ni siquiera puede la mente del los seres humanos, y sus oídos no están atento cuando los cristianos lo mencionan en la oración.

2, Atar a satanás está por encima de su capacidad

El libro de Judas, muestra claramente a las personas principiantes que presumen de aventurarse por encima de sus capacidades y no se dan cuenta que están maldiciendo a seres angélicos.

“No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores. Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.” Judas 8-10

3, Dios tiene una idea mejor

La enseñanza que esta emprendiendo varios religiosos es la de hacerle frente a las fuerzas espirituales de las tinieblas en Efesios 6. Incluso, la evidente ausencia de lo que han visto en la televisión.

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” Efesios 6:11-13

Enumeramos lo siguiente: “La coraza de justicia, el cinturón de la verdad, la disposición propuesta por el evangelio de la paz, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación, y la espada del espíritu, que es la palabra de Dios y por ultimo la ferviente oración en el Espíritu en todo tiempo.

Para nada es necesaria el agua bendita, solo hay que confiar en Cristo.